Camino hacia el Fin de la Trata de Personas en Guinea Ecuatorial

El 27 de junio de 2017, el Secretario de Estado publicó el decimoséptimo Informe Anual sobre la Trata de Personas (TIP, por sus siglas en inglés) en un evento público en el Departamento de Estado. El título del Informe de Trata de Personas este año es el de “Mejorar la responsabilidad penal y enfrentar los desafíos en los esfuerzos de la Fiscalía”. El informe de este año se centra en la responsabilidad específica de los gobiernos en virtud del Protocolo de Palermo de tipificar como delito la trata de personas en todas sus formas y procesar y castigar a los delincuentes por estos delitos.

Desafortunadamente, Guinea Ecuatorial se ha mantenido en el nivel más bajo. Este ranking limita severamente los programas de ayuda externa de los Estados Unidos con Guinea Ecuatorial. Guinea Ecuatorial se ha clasificado en el nivel 3 desde 2011, pero en los últimos dos años ha comenzado a tomar algunas medidas recomendadas para mejorar su clasificación a través de campañas de formación e información. Debido a esa capacitación, un posible caso de trata de personas fue identificado por agentes de la ley y las víctimas fueron repatriadas a su país de origen.

La trata de personas es tan antigua como la humanidad, pero es nuestra esperanza que este siglo sea el último siglo para la esclavitud de cualquier persona. Lamentablemente, nuestro desafío es enorme. Los traficantes de seres humanos en todo el mundo -en todas las regiones y casi todas las naciones- explotan a más de 20 millones de víctimas en el trabajo forzado y el tráfico sexual. Esta industria multimillonaria destruye familias y comunidades, debilita el imperio de la ley, fortalece las redes criminales y ofende conceptos universales de decencia humana. Y la consecuencia de nuestra falta de actuación es el aumento de la corrupción.

Cada uno de nosotros puede tomar medidas para abordar la Trata de Personas. Un primer paso importante es educarnos sobre el crimen y compartir información del Informe de la Trata de Personas (TIP) del Departamento de Estado de los Estados Unidos. Este informe anual mide los esfuerzos del gobierno en procesar a los traficantes, proteger a las víctimas y prevenir que ocurran los crímenes atroces en primer lugar. La colocación de niveles no se basa en el tamaño del problema del país, sino en el alcance de los esfuerzos de los gobiernos para cumplir con los estándares mínimos de la Ley de Protección de Víctimas de Tortura (TVPA, en sus siglas en Inglés) para la eliminación de la trata de personas, que son generalmente consistentes con el Protocolo de Palermo.

Los esfuerzos efectivos para hacer cumplir la ley contra la Trata de Personas son un desafío. La trata de personas a menudo se desarrolla en diversas etapas y durante largos periodos de tiempo, involucrando típicamente a múltiples actores

La trata de personas es un crimen oculto, en el que los perpetradores aprovechan los desequilibrios de poder y coaccionan e intimidan a sus víctimas en silencio. Las víctimas de la trata pueden no saber que tienen derecho a protección legal y pueden temer ser procesadas o castigadas por crímenes o violaciones de inmigración cometidas como resultado directo del esquema de tráfico. Incluso si la víctima inicialmente consiente en entrar en una situación en la que la explotación ocurra más tarde, o participar en actos criminales durante dicha explotación, tal consentimiento es legalmente irrelevante bajo el Protocolo de Palermo una vez que esa persona es sometida a servicio obligado por la fuerza, el fraude o coerción. En todos estos escenarios, la policía debe recopilar evidencias para permitir a los fiscales probar a los sospechosos con la intención de explotar a alguien, a menudo con pocos, o ninguno, testigos corroborantes. Cuando el delito ocurre en varios países, los gobiernos pueden enfrentar desafíos adicionales para asegurar la cooperación internacional, así como la jurisdicción, para investigar y procesar eficazmente los delitos de tráfico.

No hay nada sencillo en acabar con la trata de personas. Se trata de un delito que se oculta en las sombras, en el que los traficantes operan con demasiada frecuencia impunemente y cuyas víctimas son en gran parte invisibles.

Desde el primer número en 2001, nuestro Informe TIP ha perfilado una amplia gama de estrategias efectivas para que el gobierno combata la trata de personas, incluyendo identificación y cuidado de víctimas, asociaciones con la sociedad civil y esfuerzos de prevención tales como examinar las vulnerabilidades en las cadenas de suministro globales.

Además de proteger a las víctimas de la retribución o la re-explotación, una respuesta eficaz de la aplicación de la ley lleva a los traficantes a la justicia-tanto para castigarlos por sus crímenes como para disuadir a otros. Para ser eficaces, los gobiernos necesitan leyes amplias de lucha contra la trata que definan claramente el crimen, criminalizar todas las formas de trata de personas, tanto sexuales como laborales, y prescribir penas de prisión por cometer delitos de tráfico que sean proporcionales a castigos por otros crímenes graves. La Ley de 2004 de Guinea Ecuatorial sobre el Tráfico Ilícito de Migrantes y la Trata de Personas ya prohíbe todas las formas de trata y prescribe severas sanciones. Ahora tiene que ser responsablemente aplicada.

La aplicación eficaz de la ley contra la trata puede ser difícil; Todos los gobiernos deben hacer más para abordar el crimen de manera exhaustiva. El Informe sobre Trata de Personas de este año examina algunos de los desafíos comunes que enfrentan los gobiernos en la búsqueda de justicia, incluyendo las barreras para construir un caso fuerte, los retrasos en el procesamiento, las resoluciones no criminales y la complicidad y corrupción de los funcionarios públicos.

El tráfico de seres humanos es un atentado contra la dignidad humana y debe ser sancionado en consecuencia. Ningún gobierno puede responsabilizar a los traficantes de seres humanos ni atender las necesidades de las víctimas sin leyes estrictas y exhaustivas sobre la trata de personas, una fuerte aplicación de la ley, una capacidad procesal financiada con recursos adecuados y un poder judicial informado.

Mientras que los gobiernos no pueden deshacer el dolor e indignidad de las víctimas, pueden tratar de corregir ese error mediante la persecución, condena y sentencia de los traficantes y los cómplices en la trata de personas. Las víctimas de la trata de personas merecen un acceso oportuno y significativo a la justicia a través de un sistema que respeta el imperio de la ley y los derechos del debido proceso.

Al tomar estas medidas, los gobiernos proporcionan justicia a las víctimas, crean sociedades más estables para mantener a los vulnerables a salvo y alientan un mundo libre de la esclavitud moderna.

Sin estas medidas y su atención, la tragedia que es la Trata de Personas continuará floreciendo. Para avanzar, tenemos recomendaciones específicas para impulsar los esfuerzos del gobierno de Guinea Ecuatorial contra la trata durante el próximo año:

1) Utilizar la ley contra la trata del 2004 para perseguir y condenar a los traficantes, incluidos los funcionarios cómplices;

2) Desarrollar procedimientos formales para identificar a las víctimas de trata, especialmente entre los niños trabajadores, los inmigrantes indocumentados, las mujeres en la prostitución y los niños explotados para el comercio sexual;

3) Capacitar a los trabajadores sociales, funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y funcionarios de inmigración en el uso de procedimientos de identificación y remisión de víctimas de trata;

4) Dedicar más fondos para albergar y proteger a las víctimas de trata, incluidas las víctimas masculinas, y desarrollar un sistema formal para referir a las víctimas a cuidados;

5) Desarrollar e implementar Procedimientos Operativos Estándar (SOPs, en sus siglas en inglés)  para la detección de extranjeros antes de la deportación para asegurar que las víctimas de trata reciban atención apropiada, repatriación segura y voluntaria;

6) Desarrollar e Implementar procedimientos para que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley notifiquen sistemáticamente a las embajadas cuando sus nacionales hayan sido detenidos;

7) Reavivar la comisión interministerial de lucha contra la trata y dedicar recursos a la aplicación del plan de acción nacional para combatir la trata de personas;

8) Investigar el alcance y la naturaleza del crimen dentro del país;

9) Lanzar una campaña nacional de concienciación pública contra la trata de personas.

Cada año, los gobiernos deben demostrar progresos apreciables en la lucha contra la trata. Un país nunca termina con el trabajo de lucha contra la trata. El Gobierno de la República de Guinea Ecuatorial debe seguir intensificando sus campañas de sensibilización y formación, así como intensificar sus esfuerzos para promover el enjuiciamiento de los autores de los casos de trata en las fronteras de Guinea Ecuatorial y hacer cumplir su Ley de 2004 sobre el tráfico ilícito de migrantes y Trata de Personas.